Salud Animal


Imperdibles tips para enfrentar la temporada de las garrapatas


1 de Octubre / Control parasitario

Se acaba el frío invierno y por fin los días están suficientemente templados como para realizar paseos largos en familia y con nuestras mascotas. Sin embargo, el aumento de las temperaturas también trae consigo un desagradable invitado: las temibles garrapatas.

Estos parásitos externos se alimentan de la sangre del animal mediante un aparato bucal en forma de gancho que se adhiere a la piel para succionar.

Los huevos de estos insectos que ya se estaban incubando en la tierra eclosionan cuando los días alcanzan temperaturas sobre los 20 grados de forma permanente. De esta forma, las recién nacidas garrapatas permanecen ocultas en el pasto o la tierra a la espera de que llegue algún huésped adecuado (perro, gato, ratón o incluso humano) que se convertirá en su hogar y su alimento por días o incluso semanas.

Una garrapata no es únicamente desagradable, sino también muy peligrosa, ya que es portadora de muchas patologías. Por lo tanto, una infestación no tratada podría debilitar al animal, causarle anemia e incluso la muerte por desangrado, o bien ocasionarle enfermedades infecciosas como la Piroplasmosis o Babesiosis, la Ehrlichiosis (una parasitosis) y la enfermedad de Lyme o borreliosis.

A esto le podemos sumar el daño mecánico de la picadura, la cual provoca irritaciones y prurito. La saliva de este insecto, además, puede producir trastornos neuromusculares en el animal parasitado que derivan en un cuadro de síntomas conocido como “parálisis producida por la garrapata”.

La buena noticia es que las garrapatas son fáciles de prevenir y detectar ya que no son tan pequeñas y movedizas como las pulgas. Por lo tanto, un buen examen visual nunca está demás, prestando especial atención a las orejas, bajo el collar, alrededor de la cola, en las axilas y entremedio de los dedos de las patas, que son los lugares más frecuentados por la garrapata porque presentan mayor irrigación sanguínea. En los gatos, por su parte, los lugares más comunes son el cuello y la cara.

Otra opción es estar atentos a las señales que nuestra mascota nos entregará: rascarse excesivamente, sacudir la cabeza, morderse las patas, pérdida de pelo y piel rojiza o escamosa. En el caso de encontrar alguna, es importante removerla con mucho cuidado, ya que si la tiramos con fuerza pueden quedar partes de la garrapata al interior de la piel, lo cual producirá infecciones.
Por esto, es fundamental usar pinzas para agarrar al insecto de la cabeza, lo más pegado a la piel posible y tener cuidado de no aplastarla. Métodos populares como quemarlas o hacer que se desprendan solas con alcohol o kerosene no son efectivos.

En todo caso, lo más fácil e higiénico es prevenir. Te dejamos aquí dos medidas que te ayudarán a mantener a raya el problema de las garrapatas:

  • Los baños sanitarios con productos de uso veterinario o las pipetas de aplicación mensual son los más efectivos en caso de animales infestados. Algunas marcas son FRONTLINE Plus®, FRONTLINE® Spray y Fipronil Spray. Además existen Advantix® (solo formulado para perros) y Advantage®, que pueden administrarse inmediatamente después del baño.
  • De manera preventiva la recomendación es administrar una pipeta en la zona de la cruz (entre los hombros) de forma mensual o cada dos o tres meses dependiendo del grado de exposición que tenga el animal.
Leido 4164 veces





Trabaja con nosotros
¿Quieres formar parte de nuestro equipo? Postula aquí, te estaremos esperando.


Gerónimo de Alderete #1567 --
Vitacura - Santiago
Message sent successfully!


 
Diseño y Desarrollo por Kontacto