Salud Animal


7 enfermedades que tu mascota te puede contagiar


6 de Julio / Control de salud

El afecto de nuestras mascotas es una de las cualidades que más valoramos de ellas y muchos de nosotros disfrutamos de sus besos mojados o mordeduras juguetonas. Sin embargo, debemos estar conscientes de que en algunas ocasiones, estas muestras de cariño podrían transmitirnos alguna enfermedad.

Una enfermedad zoonótica es el término utilizado para describir las patologías que pueden transmitirse de un animal a un ser humano y de las cuales debemos tener cuidado. La mejor precaución, como en casi todas las situaciones, es mantener a nuestras mascotas sanas mediante controles preventivos y estar muy atentos a los síntomas para tratarlos rápidamente.

A continuación te presentamos las 8 zoonosis más comunes a las cuales debemos prestarle atención:

Tiña

La tiña es una enfermedad fúngica que provoca erupciones pruriginosas e irritación en la piel, y que se puede transmitir por contacto directo con un animal infectado. Las personas más susceptibles a contraerla son los niños y aquellas que tienen su sistema inmunológico debilitado.
La mejor manera de reducir el riesgo de transmisión es vigilar que nuestras mascotas no tengan lesiones rojas en la piel (en forma de anillos circulares) o sufran la pérdida de cabello en algunas zonas.

Si sospechas que podría haber contraído este hongo, acude a un veterinario para tome una muestra de laboratorio para su diagnóstico y lo trate rápidamente.

Parásitos intestinales

Existe una gran variedad de parásitos intestinales en forma de lombrices o tenias que pueden invadir a nuestras mascotas y transmitirse a los humanos a través del contacto con la materia fecal. En este sentido, los más vulnerables son los niños que suelen pasar más tiempo en el jardín o el parque y, por lo tanto, están más expuestos a la materia contaminada.

Prevenir es muy sencillo y basta con mantener al día el calendario de desparasitación de nuestras mascotas y mantener una buena higiene, especialmente dentro de la casa y en sitios clave como las cajas de arena de nuestros gatos.

Estafilococo aureus

Otra enfermedad zoonótica a tener en cuenta que se puede transmitir a través de la saliva de un perro o gato es la infección por estafilococo aureus, el cual se manifiesta a través de lesiones en la piel o mucosas, pero que puede evolucionar hasta enfermedades más complicadas.

El estafilococo aureus se transmite de humanos a humanos, de animales a humanos y viceversa. Para prevenirla, es importante prestar atención a la piel de nuestros perros o gatos para detectar alguna anomalía o fijarnos si es que hay alguna herida que no haya cicatrizado bien. En cualquiera de esos casos, la recomendación es acudir al veterinario para que le realice los exámenes que corresponde y establezca el tratamiento.

Giardia

Giardia es un organismo unicelular que vive en el agua y que puede contagiar con mayor frecuencia a los perros cuando beben de pozas, estanques o lagunas. Su síntoma más típico es la diarrea y puede transmitirse a los humanos a través del contacto directo con las heces del animal. En este sentido, la mejor prevención es la higiene.

Toxoplasmosis

Esta enfermedad se transmite desde la materia fecal de los gatos a los humanos, específicamente a mujeres embarazadas o personas inmunodeprimidas. El culpable es el toxoplasma protozoos que contagia al animal cuando consumen carne cruda infectada o de roedores.

Los síntomas en los gatos no son evidentes y tampoco en los humanos, quienes pueden presentar solo molestias leves similares a un resfrío común. Sin embargo, el mayor riesgo es que el feto de mujeres embarazadas se infecte provocándole graves daños en su formación.

La prevención, como en la mayoría de los casos que hemos visto, recae en una correcta higiene y en ser especialmente cuidadosos con la manipulación de las cajas de arena.

Enfermedad del arañazo

Esta enfermedad es causada generalmente por un arañazo o mordedura de gato cuando la saliva infectada se introduce en una herida abierta. El culpable de la infección es una bacteria llamada bartonella henselae que se transmite al animal por la picadura de pulgas. Por lo tanto, la mejor forma de prevenir esta enfermedad en nuestras casas es manteniendo un control riguroso sobre estos parásitos.

En los gatos, los síntomas son apenas perceptibles, pero en humanos incluyen algunas dolencias similares a las de la gripe como fatiga, dolores de cabeza y ganglios linfáticos inflamados.

Rabia

La rabia es actualmente una enfermedad muy poco común en países más desarrollados. Sin embargo, los pocos casos que aparecen de vez en cuando pueden ser fatales, por lo que la prevención es de suma importancia.

Los síntomas en los animales pueden ser muy diversos e incluyen hipersensibilidad, cambios de comportamiento, pérdida de apetito, convulsiones, formación de espuma en la boca e incluso la muerte súbita.

La transmisión a los seres humanos puede efectuarse al ser mordido por un animal infectado (murciélagos, perros, gatos, etc.). En estos casos, los síntomas incluyen debilidad, dolores de cabeza, ansiedad y alucinaciones, entre otros. En caso de sospecha, es fundamental acudir al médico inmediatamente para ser evaluado y tratado a tiempo.

En Chile la Ley exige que todos los perros y gatos deben mantener su vacunación antirrábica vigente, bajo la responsabilidad de sus dueños, por lo cual es fundamental cumplir con el calendario de vacunación y mantenerlo al día. Esta simple precaución, sumado a una higiene adecuada y a un control antiparasitario regular es la fórmula para evitar cualquiera de estas enfermedades.

Leido 8040 veces





Trabaja con nosotros
¿Quieres formar parte de nuestro equipo? Postula aquí, te estaremos esperando.


Gerónimo de Alderete #1567 --
Vitacura - Santiago
Message sent successfully!


 
Diseño y Desarrollo por Kontacto