Salud Animal


Lengüetazos perrunos: ¿Besos perrunos?


7 de Septiembre / Comportamiento

Dependiendo del nivel de entusiasmo de cada perro en particular, con mayor o menor frecuencia intentará pasar su lengua sobre nosotros. Algunos son discretos y sutiles, pero también hay otros que no tienen pudor en abalanzarse y empaparnos de pies a cabeza en un ataque de lengüetazos.

En cada una de estas situaciones, el acto no es completamente aleatorio, sino que obedece a un instinto primitivo que tiene la especie canina para utilizar el lamido como lenguaje y así poder comunicarse. A continuación, te presentamos 7 razones por las que tu perro podría estar dando lengüetazos.

Afecto

Nuestros perros nos adoran, no hay duda de eso, y su lengua es el instrumento que utilizan para demostrarlo. Desde que son cachorros, aprenden que el lamido de su madre y de sus hermanos son signos de afecto que ayudan a reforzar el lazo familiar. Por este motivo, el lamido que nos hacen a nosotros es su forma de decir que quieren estrechar aún más la relación que tenemos con ellos.

Respeto

Los perros son animales que instintivamente tienden a buscar un orden social en su manada. Los lobos y otras especies caninas salvajes utilizan el lamido para expresarle respeto a quien cumple el rol dominante, motivo por el cual nuestro mejor amigo en casa hará lo mismo para reconocer en nosotros a su guía y líder absoluto.

Información

Los perros tienen receptores en su nariz y boca que recogen, procesan e interpretan las moléculas presentes en nuestro sudor. Al lamer nuestra cara, nuestra querida mascota está intentando determinar nuestro estado de ánimo y saber si estamos felices, tristes o cansados.

Acicalamiento

Al igual que los gatos, los perros también utilizan su lengua para limpiar su propio cuerpo o el de otros miembros de su manada. En este sentido, lengüetazos reiterados podrían indicar su preocupación de que nos mantengamos aseados.

Hambre

Un perro hambriento también puede intentar comunicarlo a través de la lengua, ya que vienen instintivamente programados a lamer los labios de su madre para provocar la regurgitación y así poder comer el producto vomitado. En los lobos, por ejemplo, es común que le pidan comida al líder de la manada a través del lamido, y lo mismo hará tu mascota para hacerte saber que ya es hora de comer.

Sabor

En ocasiones no hay afecto ni intentos de comunicación, sino que simplemente somos sabrosos para ellos. En efecto, la sal de nuestro sudor puede ser atractivo para los perros, quienes intentarán extraer hasta la última molécula de sabor con su escurridiza lengua.

Placer

A los perros les gusta lamer, ya que libera endorfinas en su cerebro que lo hacen sentir cómodo y seguro. Por este motivo, el lamido a veces no cumple otro objetivo que hacerlos sentir bien.

 

Leido 2955 veces

Otros artículos

next prev

Volver





Trabaja con nosotros
¿Quieres formar parte de nuestro equipo? Postula aquí, te estaremos esperando.


Gerónimo de Alderete #1567 --
Vitacura - Santiago
Message sent successfully!


 
Diseño y Desarrollo por Kontacto