Salud Animal


8 consejos para volar con tu mejor amigo


10 de Noviembre / Comportamiento

Al momento de volar con un perro o un gato a bordo, surgen varias interrogantes que preocupan a sus dueños y hacen aún más estresante el trámite de viajar en avión: ¿pasará frío?, ¿lo subirán con cuidado?, ¿tiene suficiente espacio para ir al baño? Sin embargo, con una buena preparación podemos resolver muchas de inquietudes, y así minimizar al máximo posible las incomodidades o peligros que el animal puede sufrir a bordo.

Si estás pensando en viajar en avión durante el verano que se acerca, sigue el siguiente checklist para asegurarte de que nada quede al descuido:

1. Jaula

Lo más importante es adquirir una jaula de transporte que sea adecuada para el tamaño del animal y que esté aprobada para ir como carga en un avión. Una vez elegido el modelo adecuado, es fundamental habilitarlo para que se convierta en una guarida cómoda para nuestro mejor amigo, agregando mantas, cojines, juguetes y, por supuesto, agua y comida suficiente.

Si nunca ha estado en una, lo mejor es entrenarlo durante las semanas previas al viaje, llevándolo a todas partes en ella, subiéndolo al auto y moviéndolo para que se acostumbre a estar tranquilo dentro. Premiarlo cuando se porte bien o al final de cada trayecto es una buena idea para que asocie su jaula a un premio sabroso.

2. Información

Existen adhesivos que se pegan en el exterior de la jaula que pueden ser muy útiles. Algunas aerolíneas exigen por protocolo que haya una calcomanía que indique la presencia de un animal vivo, pero es recomendable hacerlo aun cuando no sea obligatorio. En segundo lugar, pégale una hoja con toda la información del perro y con tus datos de contacto. Finalmente, puedes dejar pegada por fuera una bolsa con comida extra en caso de que haya atrasos en el vuelo.

3. Elige una buena hora

Fíjate en la duración del vuelo e intenta reservar aquellos que sean directos. Si puedes hacerla coincidir con las horas de sueño de tu perro, será mejor para que el viaje no se le haga tan pesado.

4. Requerimientos de la aerolínea

Cada aerolínea tiene diferentes condiciones y requerimientos para transportar a un animal. Revisa bien cuáles son y pon especial atención a la hora de llegada al aeropuerto, a cuáles certificados médicos debes llevar, cuál es el costo del viaje y cuáles son los límites de peso.

Además, pregunta antes de comprar el pasaje si el espacio donde viajará el perro está climatizado y presurizado. Casi todas las aerolíneas cumplen con esta condición, pero siempre es recomendable estar seguros antes de viajar.

5. Certificado Médico

Este es uno de los pasos más importantes: acude a tu veterinario para que examine al animal y determine si está en condiciones o no de viajar. Existen algunas razas que no podrán hacerlo, específicamente aquellas que son braquicéfalas (pug, bulldog, bóxer, etc.) ya que pueden sufrir problemas respiratorios a bordo.

Una vez realizado el chequeo, el médico deberá extender un documento que certifica la buena salud del perro, el cual será exigido por la aerolínea. Recuerda que estos certificados tienen una validez de 30 días, motivo por el cual deberás hacer un nuevo chequeo en el lugar de destino en caso de que vayas a permanecer ahí por más de 1 mes.

6. Hora de comer

La mejor hora para darle de comer al perro antes del vuelo es entre 4 a 6 horas de que éste se inicie (no desde el momento en que llegan al aeropuerto, sino al momento exacto del despegue). Asimismo, dale un poco de agua, pero no demasiado para que no tenga que orinar demasiadas veces durante el viaje.

7. Ejercicio

Dependiendo de qué tan activo sea tu perro, siempre es buena idea ejercitarlo antes del viaje para bajar sus niveles de ansiedad y permitirle dormir durante el vuelo. Si te preocupa que esté muy nervioso, esta es la única forma de tranquilizarlo, ya que sedarlos es sumamente peligroso y no está recomendado por los expertos. Un perro en estado de sopor, por ejemplo, puede resultar herido si es que el avión se mueve mucho y no es capaz de mantener el equilibrio. Otras complicaciones que pueden surgir son del tipo respiratorias o cardiovasculares.

8. Mantén la calma

Es importante mantener la calma durante todo el proceso. Los perros son muy sensibles a captar el estado de ánimo de sus dueños y es muy fácil traspasarle nuestro nerviosismo. Por esto, no es necesario ser demasiado emocionales al momento de la separación, sino que lo mejor es despedirse tranquilamente, y darle abrazos y besos tranquilizadores. Una última golosina liviana antes de partir o un poco de agua bastarán para demostrarle a tu mejor amigo que estás con él en todo momento.

Leido 2211 veces

Otros artículos

next prev

Volver





Trabaja con nosotros
¿Quieres formar parte de nuestro equipo? Postula aquí, te estaremos esperando.


Gerónimo de Alderete #1567 --
Vitacura - Santiago
Message sent successfully!


 
Diseño y Desarrollo por Kontacto