Salud Animal


¿Cómo controlar el ladrido excesivo?


23 de Marzo / Comportamiento

Los perros ladran por muchos motivos y es natural e incluso sano que lo hagan. A veces lo hacen para llamar la atención, para dar una señal de alarma, para comunicar un mensaje o para expresar excitación. Sin embargo, cuando el ladrido se vuelve constante, entonces debemos actuar para identificar la causa y así reducir al máximo el exceso.

Por este motivo, te presentamos una listado de 5 técnicas que te pueden ayudar a controlar o reducir el ladrido excesivo de tu perro. Si bien todas ellas son bastante efectivas, no es posible obtener resultados de la noche a la mañana, ya que todas ellas requieren mucha paciencia y constancia.

Lo importante antes de llevar a cabo cualquiera de los siguientes consejos, es tener presente que nunca hay que gritarles que se queden callados, ya que de lo contrario el perro pensará que estás ladrando con él. Además, es fundamental mantener una actividad positiva, ser consistentes e incluir a todos los miembros de la casa en el entrenamiento para no generar confusiones o malinterpretaciones en el animal.

Elimina la motivación

Los perros ladran por razones específicas y reciben cierta satisfacción cuando lo hacen. Al identificar y reducir los motivos, lograrás disminuir considerablemente los episodios de ladrido persistente. Por ejemplo, si tu perro le ladra a la gente que pasa por la calle, intenta cerrar las cortinas, cerrar la ventana o ubicarlo en otro lugar de la casa para solucionar el problema.

Ignóralo

Ignora los ladridos el tiempo que sea necesario hasta que paren. Esto significa que no puedes darle ningún tipo de atención a tu perro mientras lo hace. No le hables, no lo toques y ni siquiera lo mires, ya que de lo contrario él lo interpretará como una recompensa a lo que está haciendo. Cuando finalmente se calle, entonces prémialo con alguna golosina que le guste.

En este paso la clave es ser extremadamente consistente y tener paciencia. Si el perro ladra por una hora y finalmente le gritas para que se calle, entonces aprenderá que ese es el tiempo que debe ladrar para recibir tu atención y lo repetirá todos los días.

Desensibilízalo a los estímulos

Acostumbra gradualmente a tu perro a convivir con aquellos estímulos que lo hacen ladrar. Por ejemplo, si ladra cuando tocan el timbre o la puerta, ensaya varias veces al día con la ayuda de alguien y prémialo constantemente cuando no ladre, aunque sea por unos pocos segundos.
Considera siempre que este método no es mágico y que no surtirá efecto de forma inmediata. Requiere tiempo, constancia y mucha paciencia, pero con el correr de los días logrará el efecto que buscas.

Enséñale a quedarse callado

Aunque suene paradójico, la mejor forma de entrenar a un perro para que se calle es enseñarle a ladrar primero. Dale la orden de que ladre y cuando lo haga 2 o 3 veces, acércale una golosina. Cuando pare de ladrar para oler lo que le estás ofreciendo, felicítalo y dale su premio.
Cuando se haya habituado a este ejercicio y ya sepa ladrar cuando se le da la orden, enséñale a callarse usando el mismo método. Al principio, esta práctica solo funcionará en ambientes controlados y sin distracciones. Por eso, gradúa el entrenamiento y avanza progresivamente hasta que tu mascota sea capaz de obedecer en todo tipo de situaciones.

Cánsalo

Asegúrate de que tu perro tenga suficiente ejercicio físico y mental diariamente. Un animal cansado será menos propenso a ladrar por aburrimiento o frustración. Dependiendo de la raza, edad y estado de salud, date el tiempo de sacarlo a pasear durante un tiempo considerable y de mantenerlo activo durante el día con juguetes interactivos o ejercicios de entrenamiento.

Leido 2509 veces

Otros artículos

next prev

Volver





Trabaja con nosotros
¿Quieres formar parte de nuestro equipo? Postula aquí, te estaremos esperando.


Gerónimo de Alderete #1567 --
Vitacura - Santiago
Message sent successfully!


 
Diseño y Desarrollo por Kontacto